Una endodoncia es un excelente tratamiento dental que permite salvar la pieza dental del paciente, y que se enfoca en las raíces del diente. Es un procedimiento realizado frecuentemente en el consultorio realizado en dientes con caries profundas.

La caries provoca inflamación e incluso necrosis de la pulpa dental, lo que requiere de la extracción total de la misma. Esta pulpa se encuentra en la parte donde podremos ver los nervios y vasos sanguíneos, así que es normal sentir mucho dolor al aplicar calor o frío.

Algunos de los motivos por los cuales aparece pulpitis o inflamación de la pulpa son ciertos traumatismos, la abrasión, la erosión y el desgaste de los dientes por el roce entre ellos.

Procedimiento de la endodoncia

Como lo hemos señalado antes, este procedimiento consiste en extraer toda la pulpa o nervio del diente para eliminar bacterias y tejido necrótico. En otras palabras, se trata de dejar los conductos radiculares lo más asépticos posible.

Una vez que el paciente se encuentra en el consultorio, se le aplica anestesia y se inicia el proceso:

  • Se elimina el tejido exterior del diente que ha sido afectado por la caries y se hace un orificio en la zona para acceder a la cavidad.
  • Se extrae la pulpa con los instrumentos especiales que permiten limpiar adecuadamente toda la cavidad dental hasta la raíz.
  • Pulir el interior es el paso siguiente para dar una forma cónica a la raíz.
  • La cavidad se rellena con material especial y se cierra el orificio hecho al inicio del procedimiento.

Sentir dolor días después de realizarse la endodoncia es perfectamente normal.